Adoptar Beagle

Esta alegre, dulce, inteligente y simpática raza de perro tiene su origen en Inglaterra, donde venía utilizado como perro de cacería. Los Beagles son perros de tamaño mediano, pudiendo vivir en espacios reducidos como son los apartamentos. Son perros altamente sociables y dados al juego, perfectos para las familias con hijos en edades infantiles.

Beagle en adopción

Si estás pensando en adoptar un cachorro de Beagle, entonces deberás forzosamente interrogarte, escudriñar si estás en capacidad de brindar la atención exigida por este noble animal.

No debes confundirte con la figura famosa de Snoopy, un Beagle de carne y hueso es exigente, ya que necesita de ejercicios físicos sin llegar al agotamiento para poder mantener controlados su peso, además de la ansiedad  provocada por esa capacidad olfativa propia de los perros capturadores de presas.

Consejos para adoptar un cachorro Beagle

Son perros que presentan problemas de salud como la epilepsia, obesidad, displasia de caderas, propenso a problemas de tipo ocular como el glaucoma, el síndrome de ojo seco, etc,. Contar con un médico veterinario de confianza que garantice la salud de tu Beagle es fundamental, además de contar con la ayuda de personas que puedan tener experiencia con esta raza, así  podrás manejar la situación con tranquilidad y responsabilidad.

No todo es una angustia médica, un Beagle es un perro capaz de recibir con afecto todas tus atenciones y también es capaz de darte en cambio la compañía fiel y útil de un verdadero amigo. El Beagle es hoy un perro hecho para vivir junto al ser humano y dar lo mejor de si siempre.

Carácter de un perro beagle

La raza de canes Beagle es muy especial, por lo que ayer se destacaba su capacidad en la captura de presas, hoy el Beagle se hace presente por la alta sociabilidad, es decir, un perro apto para convivir con el humano, su capacidad para aprender es hoy más que nunca puesta en evidencia, capaz de compartir con la cotidianidad humana.

Características a tener en cuenta a la hora de adoptar un beagle

El Beagle es considerado un perro de talla mediana, además de las dimensiones de este perro que lo describen como perro de raza media está el hecho que su peso va desde los ocho Kilogramos hasta alcanzar los dieciséis Kilogramos. En cuanto a la forma de su cuerpo podríamos decir que es más bien alarga, fuerte y robusta.

Características físicas del Beagle

El beagle no es un perro dedicado al trabajo de arrastre de equipos, trineos, como sí lo es el Husky Siberiano, pero el Beagle especializado en un principio a la captura de presas es un perro fuerte porque debe resistir el perseguir y posteriormente capturar.

Cuando hablamos de Beagle asociamos inmediatamente este tipo de perro a la característica tierna de sus orejas, sí en realidad el aspecto de sus orejas lo hacen un perro muy dulce, éstas son alargadas, grandes,  colgantes, muy suaves y cubiertas de un pelo corto, siempre coloreadas de marrón, negro, naranja,etc.

Con la presencia de orejas grandes que acompañan la cabeza del Beagle, se logra apreciar cuan armoniosa es esa combinación. El hocico es recortado de aspecto un poco cuadrado y su tamaño es acorde con las dimensiones de este. Sus ojos son realmente expresivos, redondeados y muy vivos, de color marrón, ligeramente los bordes están sombreados en color negro.

Las extremidades del Beagle se caracterizan por ser cortas, rectas las dos delanteras y un poco curvas las traseras, son fuertes y musculosas. Se debe recordar que esta diseñado para la cacería.

La cola es larga, y cubierta de pelo corto, y siempre se expone al final de la cola la base de su color el blanco. Es muy importante para este perro el poseer su cola larga, esta sirve para guardar equilibrio y además con diferentes posiciones y movimientos él siempre está indicando, informando lo que sucede a su alrededor.

El Beagle se caracteriza por poseer un pelaje liso, corto, espeso y muy resistente. Su color tendrá siempre como base el blanco, pero este siempre se hará acompañar por el color marrón, negro, rojizo, lo peculiar de esto es que aparecerá siempre tricolor o bicolor, y los cambios de su color pueden durar hasta la adultez de éste.

Cómo cuidar un Beagle

EL cuidado del Beagle es en realidad muy fácil, no representará para ti un problema, lo primero que debes saber es que tienes que contar con la ayuda de un médico veterinario, él podrá supervisarte, te ayudará respondiendo a todas las interrogantes, controlará cada una de las vacunas y medicinas que deba consumir tu Beagle en caso de necesitarlo, podrá controlar y eliminar cualquier forma de vida parasitaria que se pueda alojar en tu perro. 

Cuidados de un beagle

Deberás mantener una rutina de aseo e higiene de tu perro, limpiaras las orejas, ojos y resto de la cara con las toallas húmedas exclusivas para uso de los perros, estas toallas podrás adquirirlas en cualquier tienda exclusiva de mascotas, existen en el mercado infinidad de combinaciones de fragancias, que ayudarán a mantener a tu Beagle sano y bello.

El pelaje del Beagle no presenta ningún tipo de problema a la hora de realizar el cepillado de forma regular, únicamente deberás adquirir un cepillo que se adecue al tipo de pelo propio de la raza, recuerda que él tiene un pelo corto, abundante, fuerte.

Existen en el mercado diversos tipos de productos dedicados por completo al baño de los perros, shampoo, bálsamos, talcos, estos están especialmente diseñados para hacer que el pelo de tu perro mantenga su color vivo y siempre brillante.

En el cuidado del beagle es conveniente que para los paseos en los campos, bosques, praderas, playas, hagas que tu Beagle lleve un collar antipulga. Es aconsejable que para esto pidas ayuda a un médico veterinario, él te podrá indicar cuál es conveniente adquirir,ya que se debe tener en cuenta el tamaño, peso, etc., en fin será la orientación de un veterinario tu mejor guía.

El perro es el mejor amigo del hombre, así dicen los amantes de estos nobles y fieles compañeros. El Beagle es un perro el no escapa a esta verdad. Si decides adoptar se responsable, cariñoso, paciente. El Beagle te ha escogido a ti y tu a él ese es el inicio indispensable de una eterna amistad. Buena suerte y felicidad. 

Y a continuación unos consejos para cuidar de nuestro peludo amigo

1. Áreas designadas para la comida, el agua y el baño

Lo primero es lo primero, el perro necesita un espacio designado para comer, dormir y hacer sus necesidades. Esto podría ser una habitación, un área acordonada en su cocina o un corral cerrado. El entrenamiento en casa de un cachorro de beagle es un trabajo importante, y establecer zonas designadas desde el principio significa que su cachorro aprenderá a respetar las áreas que puede olfatear sin abandonar, y que están fuera de los límites. Los beagles son animales curiosos por naturaleza y seguirán su nariz a todos los extremos de la casa, criaturas alborotadoras que, aunque son dulces y bien intencionadas, no conocerán exactamente los límites a menos que usted los establezca. Para facilitar las cosas, instale puertas para perros -como las que aparecen en nuestro artículo sobre las mejores puertas para perros- o corrales para perros, de modo que minimice las posibilidades de encontrar zapatos masticados, muebles sin relleno y las temidas manchas de pis por toda la casa.

2. 2. Enseñe a su perro comandos simples basados en palabras

Las órdenes basadas en palabras son el otro mejor amigo del dueño de un perro, pero el proceso de enseñar a tu perro los detalles de un nuevo lenguaje es bastante desalentador. Inicialmente, tienes que entender que el perro no tiene ningún punto de referencia en cuanto a lo que «sentarse», «quedarse», «venir», «traer», y lo más importante, «no», significa en realidad. Por lo tanto, mantenga las cosas simples al principio.

Algunos trucos del oficio:

Escoge tu zona de entrenamiento,necesitarás entrenar al beagle para que obedezca las órdenes tanto en el interior como en el exterior, pero es una buena idea para empezar las cosas en el interior, ya que hay menos distracciones. Cuando el perro empiece a acostumbrarse a las cosas, entrena fuera, aquí es donde podrás ver esas nuevas habilidades en acción, en el parque con otros perros, en la calle, y dondequiera que lleves a tu pequeño cachorro. No significa No, bueno significa seguir adelante.Las palabras más importantes que puedes enseñar a tu beagle son «no», que significa dejar de hacer lo que estás haciendo y «bueno», que refuerza el buen comportamiento. Usa el tono apropiado y mantén el lenguaje consistente y el perro aprenderá lo que se espera de ellos en poco tiempo. Los beagles, como la mayoría de los perros, están motivados tanto por los elogios como por las golosinas. Abastecen de bocadillos saludables y se prodigan en el «tan buen chico/chica» cuando hacen algo bien.

Corto y dulce los cachorros de Beagle no son conocidos por sus largos períodos de atención y su aguda concentración. Mantenga sus sesiones de entrenamiento cortas y positivas, y deténgase en una nota alta antes de que el perro se aburra y pierda el interés. Cambie las sesiones de entrenamiento y trabaje en una habilidad diferente cada día. Por ejemplo, tómese 10 minutos para trabajar en «buscar» el lunes, y luego otros 10 para una clase magistral sobre «curar». No te entrenes con el estómago lleno el momento ideal para el entrenamiento es entre las comidas, cuando su perro empieza a tener hambre. Entrenar con la barriga llena significa que no tendrás tanta ventaja usando golosinas. No subestime el poder de la búsqueda trata de enseñar al perro a buscar desde el principio, también. ¿Por qué? Bueno, los beagles tienen un deseo innato de explorar y buscar un objeto juega en esto – Beagle Pro va en los beneficios de enseñar a buscar primero – que el juego permite al perro estar abierto para más comandos en el camino.

3. 3. Asegúrese de que su perro haga suficiente ejercicio

Deberías planear pasar por lo menos una hora jugando con tu beagle y dando paseos. Hacer suficiente ejercicio estimula el cerebro y ayuda a frenar cualquier mal comportamiento. Caminar estira los músculos y mejora la fuerza y funciona como una liberación de la energía natural del cachorro. Dicho esto, si está paseando a un cachorro, limítese a una caminata rápida o a un ligero trote, ya que puede tener problemas para mantener el ritmo durante los primeros meses.

4. 4. Establezca un programa de alimentación

La rutina es enorme cuando se trata de enseñar a tu perro las reglas de la casa. Y esto se extiende a la hora de la comida también. Los cachorros requieren unas cuantas comidas pequeñas durante el día, hable con su veterinario para establecer un horario de alimentación y cumplirlo. El beneficio aquí es que será más fácil predecir cuando el perro necesita ir al baño.